Saltear al contenido principal
+58 212 6187355 | INFO@GRUPODOTCOM.COM

Bob Taylor, uno de los padres del PC e Internet, muere a los 85 años

Hay pocas personas que hayan contribuido tan decisivamente al desarrollo de la informática e Internet como Robert W Taylor, considerado uno de los padres más destacados de la gran red de redes, y de las computadoras domésticas. Falleció el pasado jueves en su casa de Woodside, en San Francisco, a los 85 años de edad.

Bob Taylor fue condecorado en 1999 con la Medalla Nacional de Tecnología, una de las distinciones más prestigiosas de la industria, por su contribución al desarrollo de la informática.

En 1961, trabajando como director de proyectos en la NASA, Taylor financió y supervisó el proyecto de Douglas Engelbart que inventó el ratón.

En 1966, trabajando para la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada (ARPA), supervisó la creación de una red de ordenadores situados en diferentes lugares, Arpanet, que después se convirtió en Internet.

Años más tarde, Bob Taylor se unió al Centro de Investigación de Palo Alto (PARC). Lideró el equipo de ingenieros que desarrolló Xerox Alto, el primer ordenador personal equipado con una interfaz gráfica. Su aspecto y características fueron aprovechados por MacOS y Windows,a principios de los años 80, para dar forma a los ordenadores Mac y PC, tal como hoy los conocemos.

El mismo equipo de ingenieros, liderados por Bob Taylor y Jerome Elkind, desarrolló la tecnología Ethernet que aún hoy en día es el estándar para comunicar a dos ordenadores o dispositivos en red local. También crearon el primer procesador de textos, que sirvió de base para el desarrollo de Microsoft Word.

 

Bob Taylor se jubiló en 1996, y ha vivido sus ultimos años en compañía de su familia, en San Francisco, hasta su fallecimiento el pasado jueves 13 de abril, a los 85 años de edad.

Taylor ayudó a crear muchas de las herramientas que, casi 50 años después, aún seguimos utilizando en nuestro día a día, como Internet, el ratón, la conexión por red local, Windows o los procesadores de textos. Su contribución al desarrollo de la informática es incuestionable. Uno de esos pioneros que, poco a poco, con el paso de los años, nos van abandonando.

Gracias por todo, Bob Taylor. Descansa en paz.

Fuente: computerhoy.com / IBT